viernes, 28 de agosto de 2009

Uruguay podría ser el primer país latinoamericano en permitir la adopción a parejas del mismo sexo


Los diputados uruguayos aprobaron ayer una ley que permitirá la adopción de niños a parejas homosexuales, lo que podría convertir al país en el primero de América Latina en la materia.

El proyecto de ley, apoyado por el oficialismo, contó con 40 votos a favor y deberá ser discutido ahora en el senado, dónde se estima que también será aprobado.

Votaron favor todos los del oficialista Frente Amplio, de tendencia izquierdista, más uno del opositor Partido Nacional, de derecha. El resto de representantes del Partido Nacional y del opositor Partido Colorado se mostraron contrarios a la medida.

Como el proyecto sufrió algunas modificaciones respecto al que había sido aprobado por el Senado el 15 de julio, deberá regresar allí para que "acepte o rechace" esas modificaciones, explicó a AFP la diputada oficialista Daniela Paysée.

Paysée defendió el proyecto afirmando que "aquí el sujeto de derecho es el niño". Como "docente con preescolares tuve niños criados por homosexuales que recibieron la mejor atención, incluso mejor que en lo que uno puede llamar familias 'normales'", afirmó.

El debate por la ley encontró la (previsible) y contundente oposición de la Iglesia Católica uruguaya, que llegó a sostener que la adopción por una pareja gay o lesbiana conducirá a un aumento de personas que en el futuro se declararán homosexuales, debido a la falta de roles definidos que permitan educar al niño.

El portavoz de la Coordinadora Nacional por la Vida, Néstor Martínez, aseguró en declaraciones a los medios que esta ley constituye "un retroceso y un atentado a los Derechos del Niño" a través de la cual se "está construyendo la base de un futuro negativo para la sociedad uruguaya".

Por su parte, el arzobispo de Montevideo, Nicolás Cotugno, consideró en un escrito como "grave aceptar la adopción de niños por parejas homosexuales", y señaló que no se trata de "un tema de religión, de filosofía o de sociología" sino que "refiere esencialmente al respeto de la misma naturaleza humana" por lo que va "contra los derechos fundamentales del ser humano".

Sin embargo, los defensores de la ley indicaron durante su debate que cuando una pareja adopta lo que importa es el amor que los padres tengan por el hijo, no su orientación sexual.

No hay comentarios: