lunes, 28 de septiembre de 2009

Primer editorial queer en México


México tiene su primera editorial queer. Se trata de Quimera Ediciones, quien publica textos literarios “por cuyo carácter de inclasificables son distintos de otros”.

Según informa el portal Anodis los libros están enfocados en temas de interés para ciertos sectores de la sociedad, como literatura gay, realismo sucio, ensayo sobre temas marginales, subvirtiendo incluso los propios géneros.

Quimera Ediciones publica libros cuyo género —novela, cuento, ensayo, poesía— está en duda, o donde los géneros se mezclan creando un nuevo texto literario.

Esta es la reseña que realiza el portal mexicano sobre algunas de las publicaciones:

- La historia de siempre, de Luis Zapata, es una novela llena de humor en la que el afamado autor de la memorable El vampiro de la colonia Roma, se divierte al retratar las manías, fobias e infidelidades de las relaciones humanas y, en particular, en las relaciones de pareja que llevan algún tiempo establecidas, es decir, la misma historia de siempre, la piedra con la que se vuelve a tropezar, la chancla que se vuelve a recoger. Luego de evaluar los absurdos a los que ha llegado su relación con Bernardo, el protagonista de esta novela, Armando, va a un conocido puerto turístico donde se encuentra con los fantasmas de sus amores hipotéticos, pero sobre todo con los posibles que lo hacen dudar de su fidelidad hacia Bernardo.

-No recuerdo el amor sino el deseo, de Sergio Téllez Pon, es un vigoroso librito de primeros amores y primeros aullidos que logra, en su frescura inaugural, conciliar las más variadas vocaciones vitales y artísticas, gracias a su maestría y limpidez formales, y al decidido tono personal de su voz lírica, capaz de lo sentencioso, lo sibilino, lo vitalista, lo estético, lo delirante. Poesía del lenguaje y de la imaginación, pero sobre todo de sus episodios íntimos y terrestres, a corazón abierto (pero en versos decantados), este libro acoge —como si varios tomos que se refractaran y condensaran en un rápido mosaico mínimo— multitud de tonos, de voces y de intereses apasionadísimos, que intercambian guiños poliédricos.

No hay comentarios: