jueves, 22 de abril de 2010

Inesperado beso en el campo de juego


Algo está pasando en el mundo del futbol ¿Veremos por fin a un futbolista salir del armario? Seguramente muchos de los que vieron al capitán del Mancester United, Gary Neville, besar efusivamente a su compañero Paul Scholes después de marcar un gol en el último minuto del partido del pasado sábado, pensaron que lo que acababan de ver eran dos hombres gays besándose en el campo de juego.

La realidad es que Neville, el que empezó el beso, está casado y tiene dos hijos, pero eso no le quita valor a un beso público en uno de los deportes más homofóbicos que existen.

El revuelo que ha causado el beso ha sido tal que los diarios ingleses, tanto deportivos como generalistas, no han parado de hablar de ello durante todo el fin de semana – de esto y del inoportuno volcán islandés de nombre impronunciable -.

Pese a que algunas de las reacciones de la prensa han rozado la homofobia, lo cierto es que este beso ha conseguido que se hable de la homosexualidad en el fútbol en medios generalistas señalando la homofobia como uno de los problemas de este deporte que enmascara una realidad que muchos aficionados no quieren ver: en el fútbol también hay jugadores gays.

Más información Guardian

No hay comentarios: