jueves, 1 de abril de 2010

Una pareja de lesbianas no puede divorciarse


Una pareja de lesbianas estadounidense afincada en Pensilvania y compuesta por Carole Ann Kern y Robin Lynn Taney, se casó el pasado junio en el estado vecino de Massachusetts pero, como la vida da más vueltas que una noria, ahora han decidido divorciarse.

Hay miles de parejas que se divorcian pero Carole y Robin no pueden disolver su matrimonio –si los dramas bollo de rupturas normales ya son de apaga y vámonos, no quiero ni pensar como será un divorcio-. Para empezar, en el estado de Massachusetts sólo se pueden divorciar los que lleven más de un año de residencia.

Mientras tanto en Pensilvania, donde existe una ley que prohíbe expresamente el matrimonio gay, tuvieron que ir al juzgado a pedir el divorcio y allí el juez les dijo que eso de que el matrimonio gay es un ‘derecho fundamental’ es ‘insoportable’. Ahora sólo les queda convencer a un juez de Massachusetts para que las divorcie sin el año de residencia.

¿Quién nos iba a decir que conseguir el divorcio gay sería tan difícil como el matrimonio?

1 comentario:

Evitame Porfavor dijo...

ja ja ja ja ja Lero lero