viernes, 6 de agosto de 2010

Rabinos ortodoxos piden a sus comunidades integrar a los gays


Cualquier avance que se produzca en cualquier de las grandes religiosas en materia LGBT me parece una buena noticia. Los tiempos cambian, y mal que les pese a algunos, el futuro es ese, por más que lo intenten retrasar.

Decenas de rabinos ortodoxos ha pedido a sus comunidades integrar a los gays, en una declaración de principios que allana el camino hacia la integración. En dicha declaración, firmada por los rabinos, se pide a las comunidades religiosas de esa confesión que acepten a los homosexuales y a sus hijos adoptivos o biológicos, aconseejando además que no hay que alentar a estos gays a someterse a terapias de cambio o a contraer matrimonio con personas del mismo sexo. Algo que debería ser de cajón, pero que todavía entra en los pensamientos de algunas mentes retrógradas.

El documento en el que se plasman estas recomendaciones comenzó a redactarse en un encuentro religioso celebrado en la ciudad de Nueva York hace seis meses. En este encuentro se abrió el debate sobre el tema, y durante los meses siguientes, la declaración se fue redactando con grandes debates entre los rabinos y con la ayuda de expertos.

Finalmente, los rabinos han afirmado que los gays tienen que ser aceptados como miembros de pleno derecho tanto en sinagogas como en escuelas. Y aunque la religión judía no puede dar su bendición a los matrimonios del mismo sexo, los rabinos han señalado que las comunidades deben aceptar a las parejas homosexuales y a sus hijos.

Sobre los matrimonios no deseados entre gays y heteros, los rabinos advierten que estos hechos pueden convertirse en una gran tragedia, por el amor no correspondido, la falta de honradez en esa relación y las vidas arruinadas que pueden conllevar.

Entre las declaraciones de este grupo de rabinos, hay una que me ha llamado la atención, y que ójala la Iglesia Católica, o los sectores más conservadores del judaísmo o del Islam lo pusieran también en marcha: “En la ortodoxia de hoy las cosas no se barren bajo la alfombra, sino más bien tienen debates transparentes”.

Vía I Prensa Judía

No hay comentarios: